Páginas vistas en total

miércoles, 9 de septiembre de 2015

20 minutos de caminata diaria reducen el riesgo de muerte prematura

Caminar 20 minutos diarioses suficiente para reducir elriesgo de muerte prematura. De hecho, la falta de ejercicio físico duplica la tasa de mortalidad prematura asociada con la obesidad. Así lo muestra un estudiopublicado en la revista ‘The American Journal of Clinical Nutrition’, en el que se concluye que un incremento modesto en la actividad física podría conllevar beneficios significativos para la salud.

Como explica el profesor Ulf Ekelund, del Consejo de Investigación Médica (MRC) de la Unidad de Epidemiología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y director de la investigación, “el mensaje es sencillo: tan solo una pequeña cantidad de actividad física conlleva una beneficio sustancial para la salud en las personas físicamente inactivas. De hecho, nuestros resultados muestran que 20 minutos podrían establecer la diferencia, aunque, en realidad, deberíamos hacer más que ésto”.

Reducción del riesgo
Para llevar a cabo el estudio, los investigadores evaluaron la asociación que se establece entre la inactividad física con la mortalidad prematura y la obesidad en 334.161 adultos europeos participantes en el Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición (Estudio EPIC). Concretamente, y durante un período promedio de 12,4 años, los investigadores midieron la altura, el peso y el perímetro de la cintura de los participantes, a los que solicitaran que autoevaluaran su nivel de actividad física.

De acuerdo con los resultados, la mayor reducción en el riesgo de muerte prematura se observó en los grupos de personas físicamente inactivas –hasta un 22,7% del total de participantes– y moderadamente inactivas.
Una simple caminata

Los autores estiman que una simple caminata de 20 minutos diarios, ejercicio que supone una quema de 90-110 kilocalorías, supondría el paso de un individuo del grupo de inactividad física al de moderadamente inactivo, con una reducción del 16-30% del riesgo de muerte prematura.

Además, el beneficio, si bien extendible a toda la población con independencia de su índice de masa corporal (IMC), es mayor en las personas sin sobrepeso u obesidad.

Y es que de acuerdo con las estimaciones de los expertos, si bien hasta 337.000 de los 9,2 millones de muertes que se producen en Europa pueden atribuirse a la obesidad –esto es, un IMC ≥ 30 kg/m2–, la inactividad física es responsable de hasta 676.000 de estos fallecimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios.